¿Cuál es el uso que les damos a nuestros dispositivos?, ¿verdaderamente aprovechamos su potencial?, ¿Nos guiamos por moda o por necesidad?, son algunas de las preguntas que Moisés Polishuk nos plantea en un post bastante interesante llamado “Dispositivos o servicios”, del cual citamos lo siguiente:

El criterio es y seguirá siendo emplear tablets o su equivalente. El problema es el uso real que se le da a estos dispositivos. Si la mayoría del tiempo solo sirven para jugar, esa productividad de la que hablaba en un principio se verá no solo eliminada sino además veremos mayores efectos de falta de trabajo a cambio de solo estar jugando, viendo videos recreacionales o todo lo anterior. Sin embargo, si se crean las aplicaciones dentro del mismo trabajo, o bien se estudió desde un principio que aplicaciones incrementaban la productividad de acuerdo al ambiente flexible de trabajo y necesidades personales de las personas o las nuestras propias y con base a eso se selecciona el dispositivo, siento que será mucha mejor alternativa que solamente hacer lo que todos los demás hagan por moda o por seguir “epidemias tecnológicas”.

Una reflexión para estos tiempos de gadgets que nos pueden facilitar la vida, pero también complicarnosla más.

 

Pueden ver el post completo aquí y Seguir a Moisés acá: @mpolishuk